merienda argenmex

Merienda argentina, una felicidad de pocos países

La “leche” con galletitas, como se llama familiarmente a la merienda argentina (mate, café, té o cualquier bebida caliente e hidratos de carbono ricos y en cantidades considerables) es un placer que se experimenta en pocos países.

Ganas locas de merendar para juntarse a tomar la «leche»

Como el almuerzo – la “comida” del mediodía- sucede en Argentina entre las 12:00 y las 14:00, cerca de las 17:00, da hambre y mucho. No sólo experimentamos este sentimiento físico, sino que también nos dan unas ganas locas de juntarnos con la gente. Mientras compartimos, nos reunimos a parlotear sobre la vida. Porque es muy lindo avisar que vamos a casas amigas o invitar a la nuestra. Luego, hay que pasar por la panadería, y llevar algo rico. La gente te esperará con algo calentito con conversaciones pendientes o por empezar en la merienda argentina típica.

Merendar: la felicidad compartida de la tarde

Cuando nos toca vivir en países donde la merienda no existe, nuestro día a día no está completo. A nuestra identidad le falta algo… Entonces, no queda otra que fabricarla y, si los amigos y las amigas o la familia no están alrededor, hacemos el ritual de la merienda con ellos o ellas vía alguna tecnología de moda o, bien, agasajamos a los y las locales con esta felicidad de la tarde tan única.

Combinaciones de meriendas eficaces y felices

Lo que sí brilla por su ausencia es el riquísimo pan argentino o sus delicias caseras. Cuando llueve, por ejemplo, seguro alguien te llama para comer tortas fritas, buñuelos o bizcochitos.

merienda argentina
Para días lluviosos: ¡unas tortas fritas!

Pero, bueno, en cada puerto que visitamos seguro habrá alguna exquisitez que nos ayudará, no sólo a sobrellevar este momento del día tan difícil, sino que nos hará lograr ciertas combinaciones eficaces, felices y exquisitas, como el increíble pan de muerto mexicano + el famosísimo mate argentino, o unos exquisitos cocoles con tu café de la tarde .

galletas de la suerte

Las galletas de la suerte o el destino en tus manos

Entre las muchas cosas que me dan curiosidad están las galletas de la suerte o de la fortuna. Acompañan una de mis comidas favoritas, la china, mientras me entero de mi fortuna con recipiente comestible.

galletas de la suerte
Galleta de la suerte con destino escrito adentro.

¿De dónde son las galletas de la suerte? ¿Quién creó nuestro destino hecho cookie?

Resulta que las galletas de la suerte o «fortunate cookies» se le ocurrieron al japonés Makoto Hagiwara en San Francisco y fue a principios del siglo pasado, en 1909. Más tarde, David Jung, el fundador de una fábrica de noodles en Los Ángeles, las lanzó como producto en 1918. Si están de acuerdo conmigo, podríamos afirmar que el éxito de estas galletas tiene que ver con el oráculo, el horóscopo, las runas, el I Ching y toda esta gama de especialidades que nos anticipan el futuro.

Las galletas del señor Makoto llevan un destino escrito adentro

Ahora, lo más sorprendente y, por qué no divertido, es que esos dulces que parecen niditos con un papelito adentro logran que los guardemos, leamos mil veces y hasta los compartamos o los pongamos en nuestro escritorio para reforzar aquellos deseos pronosticados por una galleta. Una vez más se trata de la palabra escrita y su poder. Todo depende de nuestros contextos para que nos creamos la verdad de ese destino y nos lo tomemos al pie de la letra.

Ficciones que –muchas veces- se toman bien en serio

Su forma completamente sellada también nos ayuda a despertar esa curiosidad infantil que provoca ese placer cuando descubrimos lo que leemos adentro. Siempre creemos sin problemas la señal de las palabras, pues, nuestro porvenir (en ese momento) está soportado por una tradición oriental que no tiene contrincante.

Anécdotas de papel hechas para comer y contar

Como sea, ese objeto lúdico, dulce, crocante y asombroso, con su juego de palabras al interior, logra que, y no digan que no les ha pasado, cambiar nuestra perspectiva sobre un asunto en especial o tomar una decisión importante en la vida.

Para quienes defienden el papel, es un recuerdo invaluable que ningún dispositivo móvil puede sustituir

Conservar nuestra fortuna en una pequeña pieza es un tesoro ingenioso y feliz que pocos banquetes ofrecen. No se deja de leer porque, al fin y al cabo, es un esparcimiento que hace que la comida se llene de anécdotas por contar, en (casi) cualquier parte del mundo, y sin necesitar ningún dispositivo móvil de por medio.

las galletas de la suerte
«The fortune you seek is in another cookie».

#Serdemuchaspartes #Lavidaestexto

Transparent Hand In My Pocket

Hand In My Pocket: ida y vuelta al Shellinfierno

El final de la temporada 3 de Transparent (Amazon Prime) cambia el foco no sólo de la historia, sino de otros personajes, como el de Shelly Pfefferman, en el cuerpo y alma de la grandiosa Judith Light, por ejemplo, cantando Hand In My Pocket de Alanis Morissette.

Transparent, la serie original de Amazon

Transparent (2014-19), Amazon Prime.
Transparent (2014-19), Amazon Prime.

Transparent, original de Amazon Prime (y lo digo no sólo por la producción), hasta afirmaría –y si me equivoco, por favor díganmelo- es única en su especie en televisión analógica y streaming. La serie cuenta la historia de Mort Pfefferman, que ya transcurriendo sus 70 años, decide contarles a sus hijos que toda su vida se ha disfrazado de hombre, que en realidad él ha sido y es una mujer. De aquí la invencible trama llevada a la pantalla chica (¿o sería mejor decir “pantalla múltiple»?) por la genial Jill Solloway, que con 5 temporadas se ha convertido en una serie inolvidable y de culto.

El argumento te puede enganchar o no, pues la tensión no se da por lo que va a pasar en el episodio siguiente, sino más bien por la profundidad de sus personajes y de las situaciones que les ocurren. Cabe aclarar: la familia de Maura (antes Mort) es conflictivamente judía. Así que ella, aun siendo una mujer, es la cabeza del grupo: ha mantenido a su hijo y dos hijas y, prácticamente, ha participado de sus decisiones más importantes como personas adultas.

Shelly Pferfferman: la madre escurridiza

Resulta que la madre de Sarah, Ali y Josh es la escurridiza Shelly Pferfferman. A diferencia de los y las demás protagonistas, es difícil captarla, entenderla y hasta quererla. En cambio, Mort + vástagos son tan accesibles que, a veces, se vuelven redundantes.

Aunque la historia ronda en la vida presente y pasada de Maura, la directora se ocupa de lo que le sucede a su familia, tanto que los sucesos no le pertenecen del todo a la protagonista. Conocemos, bien al estilo De profundis, la tremenda y narcisista existencia de cada integrante del clan Pferfferman, incluyendo a Shelly. Sin embargo, en muchas ocasiones, la mamá queda desdibujada.

Viene la parte cuando se me pone la piel de gallina, mientras canto Hand In My Pocket

Mientras veía uno de los mejores finales de temporada y uno de los mejores capítulos de Transparent, pensaba que su creadora me estaba dando una lección. Yo, al igual que los y las Pferfferman, tampoco había creído en Shelly… como, en cambio, sí lo habían hecho Bussy (su ex) y Trevor, «el gay que vino con su cuarto» en el crucero.

Recomencemos: en este episodio, el clan decide realizar un viaje familiar. Shelly viene de la ruptura con su pareja, cosa que a nadie parece importarle. Durante la travesía en barco, Ali y Sarah reúnen a su familia para practicar una nueva tradición. Alrededor de un plato ritual Haroset convocan a que cada quien cuente qué les esclaviza. Josh, perturbado, sale de la sala. Es el turno de Moppa, como lo han bautizado sus hijas a Maura. (En este momento, no es posible perder de vista los nervios de Shelly). Maura se toma su tiempo para lanzar entre sollozos que su persona está atada a la vergüenza. Nada pareciera superar el dolor de esta confesión. Shelly, anticipándonos ya su decisiva aparición en el final de la serie (Temporada 5) para la cultura judía (así como lo leen), le pide a Ali que se apresure porque debe ir a un ensayo. Por supuesto, nadie tiene idea de qué está hablando. Le advierten que no puede irse, que están allí para conectarse, que tiene que contar su historia.

He aquí mi oportuna sorpresa

Y una Shelly a punto de mutarse ante nuestra mirada entra en escena. Ella no se siente en casa; la ridiculizan y critican a sus espaldas y viran sus ojos para darle a entender que sus palabras no tienen sentido.

Shelly está lista para su One Woman Show

Después de que Maura y sus hijas se quedan mudas, Shelly les aclara que su historia quiere ser oída por ellas. Entonces, la secuencia final comienza con el dolor fuera de escena de Josh (por la muerte de Rita, su amante de la infancia y madre de su hijo). Pero, poco a poco, nos mete, como sólo su directora lo sabe hacer, a las tablas del viaje “De ida y vuelta al Shellinfierno”. Y sí: Maura, Ali y Sarah han conseguido su lugar en el espectáculo y las vemos ahí sentadas, porque sea como sea, cuando puede la familia acompaña.

Escuchan la voz de Shelly que confiesa que algo le sucedió de niña, que ya no la dejó crecer, no saber quién era realmente, y que, por eso, vivía en un capullo. Hasta que su momento llega. Con un solo de piano, comienza a surgir la voz de Shelly diciendo: “I’m broke but I’m happy”.

En efecto, no se equivocan, la enorme Judith Light nos hace el honor de, a través de Shelly, lograr una interpretación increíble de Hand In My Pocket del imprescindible disco de Alanis Morissette Jagged Little Pill (1995).

De aquí en más, todo lo que puedan sentir con la aparición de Shelly es historia. No se pierdan por nada del mundo este episodio 10 de la obra maestra de la televisión que es y será Transparent.

#Texteandoseries #Transparent

las mayúsculas llevan tilde

Cuesta creerlo, pero las mayúsculas llevan tilde

Pareciera que se trata de una especie de resistencia (¿generalizada?) a no ponerles tilde a las palabras mayúsculas en español. Pero, ¿por qué?

Breve historia de la colocación de las tildes en la lengua española

La verdad es que, en este apartado, pensaba que podía darles o contarles alguna historia de cuándo y por qué dejaron de colocar la tilde en las letras mayúsculas en el español. Pero no pude ni puedo. ¿Razón? Porque no existe tal historia o regla asentada.

La historia es otra y tiene que ver con la imprenta

En efecto, resulta que a las imprentas se les hacía difícil poner la tilde en las mayúsculas, es decir, no entraba en la plancha de impresión. Era por eso que no se ponía. Sin embargo, eso cambió desde 1990 (¡!) por la nueva versión de las impresiones digitales.

Letras en plomo para imprenta.

Sí, sí, sí: lo de las mayúsculas no llevan tilde es un mito vil

Hay una “costumbre” que está presente en los idiomas. Se llama economía del lenguaje. Cada hablante tiende a economizar las palabras y expresiones que usa. Esto significa que, en lugar de hablar más, tendemos a hablar menos. Ahora, entenderán el porqué de tanto acortamiento en nuestro español. Por supuesto, este es un fenómeno que se está dando cada vez más en las conversaciones digitales o chats. Entonces, lo de “las letras en mayúsculas no llevan acento” es un mito vil. Todo tiene que ver con la frecuente economía del lenguaje…y la pereza de saber la verdad y el esfuerzo de no dejarse llevar por mitos urbanos…

Amuleto Medusa. Antigua Grecia.

Ya pónganle tilde a las mayúsculas

Publicitarios y publicitarias del mundo, periodistas, escritores y escritoras, damas y caballeros, niños y niñas, público en general: ya pónganle tilde a las mayúsculas. Es un pedido que no sólo le hace mal a nuestro idioma, sino también que, simple y llanamente, no se escribe así. ¿Se han dado cuenta la cantidad de carteles y anuncios que están MAL escritos porque las letras mayúsculas que utilizan no tienen tilde? Bueno, si sí lo han hecho, únanse a esta cruzada de #YaPónganleTildealasMayúsculas. #Gracias.

5 razones para aprender una lengua extranjera en línea

He aquí 5 razones esenciales e indiscutibles para que te animes a aprender una lengua extranjera en línea.

1. Desde cualquier dispositivo

La primera razón para aprender una lengua extranjera en línea, más que obvia en estos tiempos que nos toca vivir, es por supuesto la facilidad para hacer casi cualquier cosa desde cualquier dispositivo electrónico. Tomar cursos es una de ellas. Y aprender una lengua extranjera en línea aún más. Los idiomas se dividen en muertos y vivos. Los primeros son aquellos que ya nadie habla. Lenguas muertas son, por ejemplo, el latín, el sánscrito y el mozárabe. ¡Pero existen cientos de lenguas que están vivitas y coleando! ¿Qué mejor que sentarse con nuestras manos derechas electrónicas y aprender una lengua nueva en línea?

Aprender una lengua extranjera en línea
Es posible aprender una lengua extranjera desde cualquiera de tus dispositivos preferidos.

2. Aprender tu lengua extranjera favorita desde cualquier lugar

Por supuesto que la primera razón para aprender una nueva lengua por Internet está unida a esta segunda. Cualquier dispositivo es igual a cualquier lugar. ¿Acaso no es increíble? ¿Se acuerdan cómo era no poder ir a las clases de inglés, español, alemán porque se tornaba un lío tener que trasladarse? Bueno, eso no pasa más. En un espacio que te queda en el trabajo, una hora durante tu semana a la tarde con tu café o durante el fin de semana en la casa, y tienes la oportunidad de aprender la lengua extranjera que más te guste en línea.

aprender una lengua extranjera en línea

3. Aprender a cualquier hora ese idioma extranjero que quieres hacer tuyo

Y sí, adivinaron. Esta tercera razón viene pegada a la primera y a la segunda. Así de lógico suena aprender ese idioma que siempre quisieron hablar, pero no pudieron en aquel momento y en aquel lugar. Resulta que se les ocurre estudiar español como lengua extranjera, pero es imposible porque no pueden comprometerse esos dos días de la semana al curso para ir a la escuela o a una institución. O por cuestiones de ocio o trabajo necesitan aprender un idioma nuevo en menos de una semana. ¡Buenas noticias! ¡Es posible si toman sus cursos por Internet! Esos minutos pueden dividirlos según los tiempos de su vida. Genial, ¿verdad? 

4. Compartir contenido inmediato, mientras aprendemos una lengua extranjera

Aquí viene una de las razones que comparto gracias a mi experiencia de más de 15 años en dar clases de español en línea a gente de muchas partes del mundo. ¿Vieron cuando quieren compartir un enlace interesante y, claro, no les viene a la mente la dirección electrónica? Todo eso se resuelve con los útiles escolares con los que contamos en esta época: la computadora, teléfono o tableta en la mano, y diciendo: “dame menos de un minuto que busco la información en Google”. Así de simple es compartir mientras aprendemos un idioma extranjero en línea.

5. Nos acerca: compartimos la cotidianidad de la vida en nuestra lengua y en la lengua extranjera que estamos aprendiendo

Dejé la mejor de estas cinco razones para el final. Es alucinante, único, compartir como profesora mi cultura, mi espacio, mi lengua materna con personas que se encuentran, o bien en otro sitio en la misma ciudad, o a miles y miles de kilómetros de distancia.

Pierre A., desde Gaspésie

Tengo un estudiante de español que vive en Gaspésie, en la provincia canadiense de Quebec. Hace dos años que compartimos nuestra vida. Y es maravilloso. Porque aunque digan y digan con razones suficientes que la tecnología nos aleja, nos incomunica, también es válido aclarar justamente lo contrario. Con Pierre André hemos creado una amistad que se renueva cada lunes a las 19:00, hora de México, 20:00, hora de Gaspésie. Nos contamos cosas de la vida. Comentamos desde las actividades de nuestros perros hasta recetas de cocina. Le dije que tenía que conocer el sabor de las milanesas argentinas. Ahí, en plena conversación, le expliqué qué era el pan rallado o molido y, Pierre, días más tarde, me mandó un enlace enseñándome que en francés ese tipo de preparación del pan se llamaba chapelure. Ni hablar cuando nos ponemos a charlar sobre la météo gaspesiense en inverno… ¡Me encanta! Aunque a Pierre no le guste nada de nada.

aprender una lengua extranjera en línea
Foto enviada por Pierre con su perro, protagonizando el imponente paisaje de Gaspésie.

Annie T., desde Montréal

Y tengo una estudiante / amiga, aún más antigua: con Annie tenemos clases ya hace más de 3 años…Imagínense, todo lo que compartimos. Como bien dice ella: «yo ya soy parte de tu vida». ¡Y claro que lo es! Hablamos sobre la la apertura de la Montreal, la maternidad, nuestros trabajos, parejas, viajes, la vida y, por supuesto, el español. Para no perder la costumbre, nos citamos siempre «el mismo día, a la misma hora, por el mismo canal y con las mismas inteligentes y bellas protagonistas». Somos un verdadero espectáculo donde la pasamos bien, a la vez que aprendemos un montón.

Gabrielle D., desde Delson

Desde hace quizás un poco más de un año, Gabrielle toma cursos de español desde la oficina de su trabajo en Delson. Nos hicimos amigas casi desde el primer momento que nos vimos. Ella me contó que a partir de una loca historia de amor se puso a estudiar clases de español…¡Afortunadamente, no hay mal que por bien no venga! Ahora, nos intercambiamos desde memes a fotos, información de cantantes que nos gustan, sin dejar de recomendarnos series y películas y, más vale, la cantidad de nieve que cae donde ella vive.

¡Gracias! ¡Merci!

Les aseguro que enseñar mi lengua en línea es una de las actividades más satisfactorias de mi día. ¿Cómo no valorar lo increíble de poder tener una conversación en tiempo real con una persona que de ninguna otra manera hubiésemos podido conocer? Yo estoy segura que todos estos encuentros son para toda la vida.

Estudien una lengua extranjera en línea y harán de su experiencia de aprendizaje algo tan enorme como el mundo.

Montreal en otoño

Empieza el otoño en Montreal…

Es sabido que no es lo mismo la personalidad de la gente que vive entre montañas, cerca del mar, entre mesetas o en una isla.

En el siglo XIX, los grandes románticos influenciaban su escritura dependiendo del estado del tiempo y del espacio donde se encontraban. Goethe escribe en su inolvidable Werther (1774) qué tanto efecto tiene una tormenta para que se enamore perdidamente de su imposible Charlotte. Y todo parece muy lógico, como cuando empieza el otoño-invierno en Montreal.

Los contextos geográficos y la temperatura de los distintos espacios intervienen enormemente en nuestra manera de ser, cuestión que a la vez cambia en cada persona. Claro que también hay generalidades (siempre con excepciones): cuando llueve o está nublado, no nos dan ganas de hacer nada y, si hay sol, la energía se fortalece y emerge como loca.

Hay lugares del mapa donde el día a día sucede a -42 grados bajo cero o a 35 grados todo el año. Existen experiencias de habitantes que pasan su año seis meses con sol y seis a oscuras. Por supuesto, estas evidencias climáticas van acompañadas de diferentes expresiones de arte. Parece que la apertura del mar inspira, pero la cerradura de las montañas también. Un clima marítimo ejerce cierto vértigo feliz (y no tanto) y las montañas, en cambio, una especie de contención tórrida y estática. La gente que vive en las islas se siente desprendida del mundo y festejan sus días, casi como si fuese el último. Y una tempête de neige o la llegada del otoño de ciertos paralelos del mundo ocasiona manifestaciones vitales y artísticas siniguales…como en Montreal.

Gaspesie, Québec. Esperando que la nieve se derrita. Cortesía de Pierre André.

Acaba de empezar el otoño en Montreal…

Sí, acaba de empezar el otoño en Montreal. En una de las ciudades más cosmopolitas y bellas del mundo, esta estación pronto será la introducción al invierno que llega lenta, pero estrepitosamente y se queda casi 9 meses con la población de la provincia de Quebec en Canadá. La nieve y el frío tienen una presencia tangible y sentimental de amor-odio, que, al mismo tiempo, significa una identidad tan blanca y única, que no puede eludirse.

Entonces, las hojas de septiembre del otoño en Montreal anuncian que ya hay que comer un poco más de calorías, dejar las ensaladas atrás y, en lo posible, estar a tono con cuanta actividad cultural aparezca: desde la Nuit Blanche a toda clase de ciclos de cine posible. Sin embargo, también hay personas que se adaptan perfectamente a esta clase de vida y adoran los deportes de invierno o sentir el saludo del frío en la cara.

Por eso, el famoso Festival de Jazz de Montreal sucede en las calles de un verano explosivo, lleno de colores y una euforia que se exterioriza y se vive con una plenitud, sólo entendible luego de pasar meses bajo un polo norte en francés

Es un hecho, los extremos son difíciles de sobrellevar, pero también son una experiencia única en la vida. Muy probablemente, el maravilloso mundo cultural, cosmopolita y amable del Monte Real tiene una relación tan estrecha como cálida con esta gélida y extraña météo que vive su extra-ordinaria población. Será por eso que les montréales tuvieron a uno de los más geniales escritores románticos: Émile Nelligan. Y ahora tienen una canción que te da la bienvenida y te hace dar muchas ganas de irte un ratito para allá.

Ariane Moffatt – Montréal (2006).