Cambio de hora

¿Es bueno o malo el cambio de hora?

El cambio de hora es una situación que, en general, no es bienvenida. Por más que nos convenzamos de que será mejor, que aprovecharemos más el día, que se ahorra mucha energía, etcétera, nos molesta en todo sentido tener que vivir de un momento al otro con una hora más o una menos.

Cambio de hora.
Cambiar la hora o no. esa es la cuestión.

Qué podría pasar con una hora más o una menos

Con el cambio de hora, pueden pasar cuestiones difíciles e inusuales, como por ejemplo, que no nos enteremos de que hay que cambiar la hora y vivamos la vida como unas personas locas y desfachatadas, a quienes no nos importa estar en concordancia con un país entero. Por eso y afortunadamente, esta modificación casi abismal en nuestro rutinario, común y ordinario estilo de vida, sucede el domingo. Así tiene que ser.

El problema con la dormida

De todos modos, cuando agregamos hora más, salimos a la calle, casi de madrugada, aunque en el horario de invierno ya tenemos el sol por encima nuestro, y sentimos, extrañamente que acabamos de llegar de la disco o que nos quedamos toda la noche hablando con amigos, que el amanecer llegó y que no nos dimos ni cuenta. Hasta nos sentimos muy jóvenes otra vez. Hasta que, por esas calles del barrio donde no hay nadie “a esas horas” aparece una mujer desconocida y nos dice entre dientes: “Estamos todos/as dormidos/as”. AL contrario, al perder una hora, es decir, adelantarla, nos quedamos con menos tiempo y el día se hace tan corto que la noche llega y nos agarra sin haber hecho nada o casi nada de lo que habíamos planeado.

Como buenos animales de costumbre que somos

La confusión reina en las expresiones efusivas, cansadas, dislocadas, que se escuchan durante este fenómeno obligatorio, pese a nuestra resistencia. Y pasa que realmente nuestro reloj biológico sufre a pleno; no es una exageración humana de gente inadaptada que no puede aferrarse a las reglas. Se trata de un gran desarreglo orgánico y psicológico que sólo se acomoda semanas después cuando, como buenos animales de costumbre, ya todo vuelve a la normalidad en nuestro cuerpo. Ni hablar si hay bebés o niños/as en la casa donde la rutina es un factor clave para sus vidas. Como es imposible entender las funciones de un reloj o el paso del tiempo –cuestión que tampoco es clara en las personas adultas- los más chiquitos/as resienten mucho las horas de sueño, igual que las mamás y los papás. Ahí estamos a cuerpo pelado y sin razón alguna.

Es que nuestro amigo, el cuerpo, no concibe estos cambios

Lo más curioso es que, a pesar de que somos seres pensantes y lógicos, en este tipo de eventos, regresa la memoria animal y corporal. Cuesta adaptarse porque es un hecho que sucede por las sensaciones y no, por los pensamientos. Si pudiéramos decirle a la mente: “tranquila, solamente te modificamos tu vida, pero se trata nada más que de una hora”, no habría problema. Pero sí los hay.

Por eso, lo mejor es aceptar que ese cambio existe y comienza, simplemente, a fluir, y no resistirse al evento. Como todo en la vida, la rigidez no es una buena manera de convivir. Entregarse y dejarse transcurrir hace bien a la salud y nos protege del mal humor, la ansiedad y el estrés. Y estas recomendaciones van sin importar en qué lugar y hora del mundo habitan, ¿verdad?

Uso del lenguaje inclusivo en libros infantiles

¿Se han fijado que en algunos libros infantiles «papás» significa toda la familia? ¿Costará tanto hacer uso del lenguaje inclusivo?

El uso del lenguaje inclusivo y la traducción en los libros infantiles

Como cada año, fui a la 41° Feria del Internacional Libro del Palacio de Minería (FILPM) a buscar libros para mis hijos. Me encontré con muchas lecturas recomendables como las del maravilloso Oliver Jeffers o los cuentos de la magistral Clarice Lispector. No obstante, también me topé con otros libros donde sus títulos me siguen poniendo en conflicto. Sí, es lo que se imaginan: la cuestión del uso del lenguaje inclusivo

uso del lenguaje inclusivo
Cómo atrapar una estrella de Oliver Jeffers.

Ses parents se traduce «papás»

Un caso es el libro Cómo hacer que tus papás amen los libros para niños (2012) de Alain Serres y Bruno Heitz. Su título original en francés es Comment apprendre à ses parents à aimer les livres pour enfants. Parece claro que la traducción al español se enfrentó una vez más con la ideología y la cuestión del mentado lenguaje inclusivo. Veamos.

Si se traduce ‘parents’ por ‘parientes’ o ‘familiares’, nos saldríamos de la premisa heteronormativa que, por supuesto, no sostiene al lenguaje inclusivo. Donc, ‘père et mère’, madre y padre, para que lo entendamos «bien» de una sola vez, se traduce a ‘padres’, que luego se reduce a ‘papás’. (Ni hablar de cómo traducen ‘ses’ que significa ‘sus’ en español por ‘tus’, elección de la traductora que confunde para quién o quiénes va dirigido este libro. Tampoco voy a señalar, porque ya es más que evidente, que ‘niños’ no implica niñas, etcétera).

Es momento de ir a las fuentes para dejar conforme a las mayorías y minorías (¡!). Así, las cosas.

Pariente, ta, según la Real Academia Española

El primer ejemplo que aparece en WordReference.com es “Il est difficile pour un enfant de grandir avec un seul parent”, donde esta entrada se traduce como “padre”. Deberíamos entonces irnos a la etimología de parents en francés (incluso en inglés) o parientes en español para poder saber qué significan realmente estas palabras.

Del lat. parens, -entis ‘padre’, ‘madre’, en lat. tardío ‘pariente’.

Para el f., u. m. la forma pariente en acep. 1; en aceps. 2 y 3, u. solo la forma pariente.

  1. adj. Dicho de una persona con respecto de otra: Que tiene relación de parentesco con ella. U. m. c. s.

Recién en la entrada 6., dice: 6. m. pl. desusado. padres (‖ padre y madre)

No sólo la RAE (que ya sabemos todos los dimes y diretes de la gran monarca de la lengua española) afirma que decir “padres” está en desuso, sino que, encima, acepta su versión en femenino: “parienta”.

uso del lenguaje inclusivo
Cómo hacer para que tus papás amen los libros para niños de Alain Serres y Bruno Heitz.

Mejor decir/escribir/traducir “familia”

Entonces: ¿por qué empeñarse en los libros infantiles o las revistas para mamás y papás en hablar solamente de “padres” o “papás”? Los ejemplos son del todo conocidos, pero por las dudas les recuerdo las revistas Ser Padres, Padres e hijos, donde, lo más paradójico (y ridículo) es que apenas abrimos estas páginas aparecen las imágenes de mamás, mientras que la de los mencionados papás brillan por su ausencia.

Imaginen el poder de la palabra papás que puede nombrar a toda la familia…

Es tiempo de cambiar ciertas palabras que se leen ya de manera incorrecta a la hora de hablar de su significado y más en estos tiempos históricos que nos tocan vivir. Usar el lenguaje inclusivo es posible. Intercambiar “papás” por “familia” es una de esas posibilidades.

merienda argenmex

Merienda argentina, una felicidad de pocos países

La “leche” con galletitas, como se llama familiarmente a la merienda argentina (mate, café, té o cualquier bebida caliente e hidratos de carbono ricos y en cantidades considerables) es un placer que se experimenta en pocos países.

Ganas locas de merendar para juntarse a tomar la «leche»

Como el almuerzo – la “comida” del mediodía- sucede en Argentina entre las 12:00 y las 14:00, cerca de las 17:00, da hambre y mucho. No sólo experimentamos este sentimiento físico, sino que también nos dan unas ganas locas de juntarnos con la gente. Mientras compartimos, nos reunimos a parlotear sobre la vida. Porque es muy lindo avisar que vamos a casas amigas o invitar a la nuestra. Luego, hay que pasar por la panadería, y llevar algo rico. La gente te esperará con algo calentito con conversaciones pendientes o por empezar en la merienda argentina típica.

Merendar: la felicidad compartida de la tarde

Cuando nos toca vivir en países donde la merienda no existe, nuestro día a día no está completo. A nuestra identidad le falta algo… Entonces, no queda otra que fabricarla y, si los amigos y las amigas o la familia no están alrededor, hacemos el ritual de la merienda con ellos o ellas vía alguna tecnología de moda o, bien, agasajamos a los y las locales con esta felicidad de la tarde tan única.

Combinaciones de meriendas eficaces y felices

Lo que sí brilla por su ausencia es el riquísimo pan argentino o sus delicias caseras. Cuando llueve, por ejemplo, seguro alguien te llama para comer tortas fritas, buñuelos o bizcochitos.

merienda argentina
Para días lluviosos: ¡unas tortas fritas!

Pero, bueno, en cada puerto que visitamos seguro habrá alguna exquisitez que nos ayudará, no sólo a sobrellevar este momento del día tan difícil, sino que nos hará lograr ciertas combinaciones eficaces, felices y exquisitas, como el increíble pan de muerto mexicano + el famosísimo mate argentino, o unos exquisitos cocoles con tu café de la tarde .

5 razones para aprender una lengua extranjera en línea

He aquí 5 razones esenciales e indiscutibles para que te animes a aprender una lengua extranjera en línea.

1. Desde cualquier dispositivo

La primera razón para aprender una lengua extranjera en línea, más que obvia en estos tiempos que nos toca vivir, es por supuesto la facilidad para hacer casi cualquier cosa desde cualquier dispositivo electrónico. Tomar cursos es una de ellas. Y aprender una lengua extranjera en línea aún más. Los idiomas se dividen en muertos y vivos. Los primeros son aquellos que ya nadie habla. Lenguas muertas son, por ejemplo, el latín, el sánscrito y el mozárabe. ¡Pero existen cientos de lenguas que están vivitas y coleando! ¿Qué mejor que sentarse con nuestras manos derechas electrónicas y aprender una lengua nueva en línea?

Aprender una lengua extranjera en línea
Es posible aprender una lengua extranjera desde cualquiera de tus dispositivos preferidos.

2. Aprender tu lengua extranjera favorita desde cualquier lugar

Por supuesto que la primera razón para aprender una nueva lengua por Internet está unida a esta segunda. Cualquier dispositivo es igual a cualquier lugar. ¿Acaso no es increíble? ¿Se acuerdan cómo era no poder ir a las clases de inglés, español, alemán porque se tornaba un lío tener que trasladarse? Bueno, eso no pasa más. En un espacio que te queda en el trabajo, una hora durante tu semana a la tarde con tu café o durante el fin de semana en la casa, y tienes la oportunidad de aprender la lengua extranjera que más te guste en línea.

aprender una lengua extranjera en línea

3. Aprender a cualquier hora ese idioma extranjero que quieres hacer tuyo

Y sí, adivinaron. Esta tercera razón viene pegada a la primera y a la segunda. Así de lógico suena aprender ese idioma que siempre quisieron hablar, pero no pudieron en aquel momento y en aquel lugar. Resulta que se les ocurre estudiar español como lengua extranjera, pero es imposible porque no pueden comprometerse esos dos días de la semana al curso para ir a la escuela o a una institución. O por cuestiones de ocio o trabajo necesitan aprender un idioma nuevo en menos de una semana. ¡Buenas noticias! ¡Es posible si toman sus cursos por Internet! Esos minutos pueden dividirlos según los tiempos de su vida. Genial, ¿verdad? 

4. Compartir contenido inmediato, mientras aprendemos una lengua extranjera

Aquí viene una de las razones que comparto gracias a mi experiencia de más de 15 años en dar clases de español en línea a gente de muchas partes del mundo. ¿Vieron cuando quieren compartir un enlace interesante y, claro, no les viene a la mente la dirección electrónica? Todo eso se resuelve con los útiles escolares con los que contamos en esta época: la computadora, teléfono o tableta en la mano, y diciendo: “dame menos de un minuto que busco la información en Google”. Así de simple es compartir mientras aprendemos un idioma extranjero en línea.

5. Nos acerca: compartimos la cotidianidad de la vida en nuestra lengua y en la lengua extranjera que estamos aprendiendo

Dejé la mejor de estas cinco razones para el final. Es alucinante, único, compartir como profesora mi cultura, mi espacio, mi lengua materna con personas que se encuentran, o bien en otro sitio en la misma ciudad, o a miles y miles de kilómetros de distancia.

Pierre A., desde Gaspésie

Tengo un estudiante de español que vive en Gaspésie, en la provincia canadiense de Quebec. Hace dos años que compartimos nuestra vida. Y es maravilloso. Porque aunque digan y digan con razones suficientes que la tecnología nos aleja, nos incomunica, también es válido aclarar justamente lo contrario. Con Pierre André hemos creado una amistad que se renueva cada lunes a las 19:00, hora de México, 20:00, hora de Gaspésie. Nos contamos cosas de la vida. Comentamos desde las actividades de nuestros perros hasta recetas de cocina. Le dije que tenía que conocer el sabor de las milanesas argentinas. Ahí, en plena conversación, le expliqué qué era el pan rallado o molido y, Pierre, días más tarde, me mandó un enlace enseñándome que en francés ese tipo de preparación del pan se llamaba chapelure. Ni hablar cuando nos ponemos a charlar sobre la météo gaspesiense en inverno… ¡Me encanta! Aunque a Pierre no le guste nada de nada.

aprender una lengua extranjera en línea
Foto enviada por Pierre con su perro, protagonizando el imponente paisaje de Gaspésie.

Annie T., desde Montréal

Y tengo una estudiante / amiga, aún más antigua: con Annie tenemos clases ya hace más de 3 años…Imagínense, todo lo que compartimos. Como bien dice ella: «yo ya soy parte de tu vida». ¡Y claro que lo es! Hablamos sobre la la apertura de la Montreal, la maternidad, nuestros trabajos, parejas, viajes, la vida y, por supuesto, el español. Para no perder la costumbre, nos citamos siempre «el mismo día, a la misma hora, por el mismo canal y con las mismas inteligentes y bellas protagonistas». Somos un verdadero espectáculo donde la pasamos bien, a la vez que aprendemos un montón.

Gabrielle D., desde Delson

Desde hace quizás un poco más de un año, Gabrielle toma cursos de español desde la oficina de su trabajo en Delson. Nos hicimos amigas casi desde el primer momento que nos vimos. Ella me contó que a partir de una loca historia de amor se puso a estudiar clases de español…¡Afortunadamente, no hay mal que por bien no venga! Ahora, nos intercambiamos desde memes a fotos, información de cantantes que nos gustan, sin dejar de recomendarnos series y películas y, más vale, la cantidad de nieve que cae donde ella vive.

¡Gracias! ¡Merci!

Les aseguro que enseñar mi lengua en línea es una de las actividades más satisfactorias de mi día. ¿Cómo no valorar lo increíble de poder tener una conversación en tiempo real con una persona que de ninguna otra manera hubiésemos podido conocer? Yo estoy segura que todos estos encuentros son para toda la vida.

Estudien una lengua extranjera en línea y harán de su experiencia de aprendizaje algo tan enorme como el mundo.

Ortografía Ὀρθογραφία

Antiguo o moderno, el griego escrito se ve tan estético como hermoso. Pareciera como una clave de arte que nos da felicidad descifrar. De aquí, viene casi todo nuestro español. Y la palabra ὀρθογραφία u ortografía, obviamente, también.

¿Qué significa exactamente la palabra «ortografía»?

Ortografía, para que lo tengamos en cuenta siempre que queramos expresarnos bien, tiene su origen en ὀρθο (orto: correcto, verdadero) y γραφία (grafía: escritura, grabado, inscripción), es decir, que sus raíces combinadas significan: buena escritura o cualquiera de las variantes que se nos ocurran y no cambien su sentido etimológico.  

Los textos son como jardines

Ortografía, además, tiene que ver con “crecer bien o hacia arriba”, según su raíz indoeuropea wrōdh.  Así que si pensamos que los textos son como jardines, ¿qué mejor que mantenerlos bien cuidados, podando lo que sobra, arreglando lo que perjudica y agregando los fertilizantes y el agua necesaria para que sea un territorio feliz? Porque en todo caso, la escritura, los textos, la vida son nuestros territorios.

Ortografía
La escritura es nuestro territorio.

Por qué es mejor escribir con buena ortografía

Más allá de que se trate de un plus a nuestra vida, ¿a quién no le interesa escribir con buena ortografía? La cuestión es muy simple. Escribimos cosas importantes todos los días: correos electrónicos, mensajes por WhatsApp, en las redes sociales, en nuestra computadora, para nuestro trabajo… por nombrar solamente algunos de eso asuntos que se expresan con textos.

Sí, amigos, amigas: la vida es texto

Hoy escribimos todo lo que pasa en nuestros días. Parece extraño, pero la palabra escrita, los textos han reemplazado lo oral. ¿Cuántas conversaciones tenemos acaso cada jornada? ¿Se han puesto a pensar que escribimos sin parar? ¿Y cómo lo hacemos? ¿Importa si en nuestras charlas cometemos errores de ortografía? Claro que sí. Hay que escribirle con buena ortografía tanto a la familia como al jefe o la jefa.

Como queremos que conserven sus jardines textuales con orgullo, les iremos pasando algunos consejos breves para escribir bien.

#Escribirbien #Lavidaestexto #Lavidaenespañol

Tomar mate

Compartir los mates de nuestra vida

Tomar mate es una cuestión de placer. Y no importa la nacionalidad de quien disfruta de “unos verdes”.

Un ritual de excelencia

Tomar mate es una invitación esperada. Las ocasiones para iniciar este banquete son muchas – reuniones, estudio, soledad, charla, confesión-, podríamos asegurar, sin caer en una exageración, que son casi infinitas. Los mates nos ayudan a compartir lo que más nos gusta. La mejor parte es que estos mismos contornos y entornos cotidianos se construyen día a día. El mate es un ritual que necesita de su ceremonia textual: con una excelente ortografía y redacción.

La sintaxis precisa y cálida del cebado

Yerba –con o sin menta, hierba buena, cedrón, etc., amargo o con azúcar, con el agua caliente, tibia o fría, la bombilla y el venerado, mates, nuestros mates, los mates de mi vida. Ese tan rico al que le ponés «burro«, o aquel otro sin azúcar, que si no fuera por las charlas, me podría matar. Y, claro, el mate de mi abuela que siempre está en mis mañanas para saber que seguimos juntas, tan sólo porque tomamos lo mismo.

Una bebida cosmopolita

Hay gente que se compra un mate sólo por turismo, y un día, decide probarlo. Ese día es feliz. También, a veces estamos lejos y y necesitamos crear el momento matero que logra ese cachito de país que nos falta. Porque, en definitiva, en ciertos espacios del mundo – como Argentina, Uruguay, Paraguay o Brasil- el mate es un familiar más que abrazamos, besamos, queremos, acompañamos y nos llevamos a todas partes. Estamos en tiempos cosmopolitas.

Tomar mate y compartirlo siempre

Ahora –prácticamente- se puede construir ese instante matero en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, hay algo que todavía no existe: la teletransportación para poder tomar mates vía internet. Así es, ¿cuántas veces poder compartir unos mates cuando nos encontramos digitalmente no sería la felicidad absoluta? Paciencia: seguro que muy pronto, alguien nos hará el favor de inventar esta situación que terminará por completar nuestra vida diaria.

tomar mate
Si es con bizcochitos, mejor.

#Serdemuchaspartes #Lavidaestexto