Uso del lenguaje inclusivo en libros infantiles

¿Se han fijado que en algunos libros infantiles «papás» significa toda la familia? ¿Costará tanto hacer uso del lenguaje inclusivo?

El uso del lenguaje inclusivo y la traducción en los libros infantiles

Como cada año, fui a la 41° Feria del Internacional Libro del Palacio de Minería (FILPM) a buscar libros para mis hijos. Me encontré con muchas lecturas recomendables como las del maravilloso Oliver Jeffers o los cuentos de la magistral Clarice Lispector. No obstante, también me topé con otros libros donde sus títulos me siguen poniendo en conflicto. Sí, es lo que se imaginan: la cuestión del uso del lenguaje inclusivo

uso del lenguaje inclusivo
Cómo atrapar una estrella de Oliver Jeffers.

Ses parents se traduce «papás»

Un caso es el libro Cómo hacer que tus papás amen los libros para niños (2012) de Alain Serres y Bruno Heitz. Su título original en francés es Comment apprendre à ses parents à aimer les livres pour enfants. Parece claro que la traducción al español se enfrentó una vez más con la ideología y la cuestión del mentado lenguaje inclusivo. Veamos.

Si se traduce ‘parents’ por ‘parientes’ o ‘familiares’, nos saldríamos de la premisa heteronormativa que, por supuesto, no sostiene al lenguaje inclusivo. Donc, ‘père et mère’, madre y padre, para que lo entendamos «bien» de una sola vez, se traduce a ‘padres’, que luego se reduce a ‘papás’. (Ni hablar de cómo traducen ‘ses’ que significa ‘sus’ en español por ‘tus’, elección de la traductora que confunde para quién o quiénes va dirigido este libro. Tampoco voy a señalar, porque ya es más que evidente, que ‘niños’ no implica niñas, etcétera).

Es momento de ir a las fuentes para dejar conforme a las mayorías y minorías (¡!). Así, las cosas.

Pariente, ta, según la Real Academia Española

El primer ejemplo que aparece en WordReference.com es “Il est difficile pour un enfant de grandir avec un seul parent”, donde esta entrada se traduce como “padre”. Deberíamos entonces irnos a la etimología de parents en francés (incluso en inglés) o parientes en español para poder saber qué significan realmente estas palabras.

Del lat. parens, -entis ‘padre’, ‘madre’, en lat. tardío ‘pariente’.

Para el f., u. m. la forma pariente en acep. 1; en aceps. 2 y 3, u. solo la forma pariente.

  1. adj. Dicho de una persona con respecto de otra: Que tiene relación de parentesco con ella. U. m. c. s.

Recién en la entrada 6., dice: 6. m. pl. desusado. padres (‖ padre y madre)

No sólo la RAE (que ya sabemos todos los dimes y diretes de la gran monarca de la lengua española) afirma que decir “padres” está en desuso, sino que, encima, acepta su versión en femenino: “parienta”.

uso del lenguaje inclusivo
Cómo hacer para que tus papás amen los libros para niños de Alain Serres y Bruno Heitz.

Mejor decir/escribir/traducir “familia”

Entonces: ¿por qué empeñarse en los libros infantiles o las revistas para mamás y papás en hablar solamente de “padres” o “papás”? Los ejemplos son del todo conocidos, pero por las dudas les recuerdo las revistas Ser Padres, Padres e hijos, donde, lo más paradójico (y ridículo) es que apenas abrimos estas páginas aparecen las imágenes de mamás, mientras que la de los mencionados papás brillan por su ausencia.

Imaginen el poder de la palabra papás que puede nombrar a toda la familia…

Es tiempo de cambiar ciertas palabras que se leen ya de manera incorrecta a la hora de hablar de su significado y más en estos tiempos históricos que nos tocan vivir. Usar el lenguaje inclusivo es posible. Intercambiar “papás” por “familia” es una de esas posibilidades.

Traducciones en medio de «nostra vita»

Como hay quienes piensan (yo soy una de esas personas) que los sinónimos no existen, es decir, que por ejemplo la palabra “texto” tiene como resultados sinonímicos «escrito», «descripción», «relato», «pasaje», y que sabemos, porque nos dedicamos a esto, que no significa lo mismo, entonces, las traducciones de una lengua a otra son ilusiones imposibles de aceptar.

A qué viene lo de «Traductor, traidor»

Las traducciones siempre han sido famosas, pero también un blanco de crítica. De hecho, durante el maravilloso Renacimiento italiano acuñaron (como una moneda de mucho valor) el terrible y determinante refrán: “Traduttore, traditore”.

Cientos de explicaciones sobre esta frase aclaran una y mil veces que no hay que tomársela literalmente a pecho. Pues, no. La gente que traduce no traiciona nada, a no ser que tenga la intención de hacerlo. Decían en Italia que en Francia, traicionaban la increíble belleza de una de las obras maestras de la humanidad, La divina comedia del enorme Dante Alighieri.

A ver, dispongámonos a una simple prueba sobre sus primeros versos:

/Nel mezzo del cammin di nostra vita/ o /En el medio del camino de nuestra vida/

¿Significa lo mismo? Sí y no.

Primero, porque es imposible que signifique lo mismo, ya que es otra lengua, llevando otra cultura, sentido común, idiosincrasia, etc., etc., y la segunda razón, aún más relevante, es que nuestra recepción como lectores o lectoras es diferente, no sólo porque somos personas distintas con ideas, sentimientos y empatías distintas, sino también por las etapas de nostra vita en las que nos enfrentamos, disfrutamos, amamos u odiamos un texto.

traducciones

Sandro Botticelli: Infierno (1480-95).

Cada quien imagina su propia Divina Comedia y eso es genial

Cuando leí La Divina Comedia – en español-, tenía 26 años. Lo que pude comprender en ese momento no será igual, en caso de que vuelva a mi adorado Dante y su historia, que prescribió el imaginario del Infierno, el Purgatorio y el Paraíso católicos (y occidental). Y sí, seguramente jamás significará lo mismo para mí.

Ahora bien, las magníficas imágenes que todavía vienen a mi mente después de leer ese libro son únicas y, como dicen en algunas partes de Latinoamérica, «mías de mí».

Es lo mismo con las traducciones de películas o series de tv

Por eso, que la gente que traduzca sea traidora –con buena actitud- quizás es una de las mejores cosas que nos puede pasar nel mezzo del cammin de nuestra trayectoria lectora y, por supuesto, de nuestra vida. En el inicio dije que no creía en la “objetividad” de los sinónimos, pero eso no significa que no me encanten.

De la misma manera me pasa con las traducciones. Como otro viejo dicho: «Mentíme que me gusta» , diríamos: «Traducíme que me encanta».

#Traductolia #Lavidaestexto #ServiciosEditoriales