Uso del lenguaje inclusivo en libros infantiles

¿Se han fijado que en algunos libros infantiles «papás» significa toda la familia? ¿Costará tanto hacer uso del lenguaje inclusivo?

El uso del lenguaje inclusivo y la traducción en los libros infantiles

Como cada año, fui a la 41° Feria del Internacional Libro del Palacio de Minería (FILPM) a buscar libros para mis hijos. Me encontré con muchas lecturas recomendables como las del maravilloso Oliver Jeffers o los cuentos de la magistral Clarice Lispector. No obstante, también me topé con otros libros donde sus títulos me siguen poniendo en conflicto. Sí, es lo que se imaginan: la cuestión del uso del lenguaje inclusivo

uso del lenguaje inclusivo
Cómo atrapar una estrella de Oliver Jeffers.

Ses parents se traduce «papás»

Un caso es el libro Cómo hacer que tus papás amen los libros para niños (2012) de Alain Serres y Bruno Heitz. Su título original en francés es Comment apprendre à ses parents à aimer les livres pour enfants. Parece claro que la traducción al español se enfrentó una vez más con la ideología y la cuestión del mentado lenguaje inclusivo. Veamos.

Si se traduce ‘parents’ por ‘parientes’ o ‘familiares’, nos saldríamos de la premisa heteronormativa que, por supuesto, no sostiene al lenguaje inclusivo. Donc, ‘père et mère’, madre y padre, para que lo entendamos «bien» de una sola vez, se traduce a ‘padres’, que luego se reduce a ‘papás’. (Ni hablar de cómo traducen ‘ses’ que significa ‘sus’ en español por ‘tus’, elección de la traductora que confunde para quién o quiénes va dirigido este libro. Tampoco voy a señalar, porque ya es más que evidente, que ‘niños’ no implica niñas, etcétera).

Es momento de ir a las fuentes para dejar conforme a las mayorías y minorías (¡!). Así, las cosas.

Pariente, ta, según la Real Academia Española

El primer ejemplo que aparece en WordReference.com es “Il est difficile pour un enfant de grandir avec un seul parent”, donde esta entrada se traduce como “padre”. Deberíamos entonces irnos a la etimología de parents en francés (incluso en inglés) o parientes en español para poder saber qué significan realmente estas palabras.

Del lat. parens, -entis ‘padre’, ‘madre’, en lat. tardío ‘pariente’.

Para el f., u. m. la forma pariente en acep. 1; en aceps. 2 y 3, u. solo la forma pariente.

  1. adj. Dicho de una persona con respecto de otra: Que tiene relación de parentesco con ella. U. m. c. s.

Recién en la entrada 6., dice: 6. m. pl. desusado. padres (‖ padre y madre)

No sólo la RAE (que ya sabemos todos los dimes y diretes de la gran monarca de la lengua española) afirma que decir “padres” está en desuso, sino que, encima, acepta su versión en femenino: “parienta”.

uso del lenguaje inclusivo
Cómo hacer para que tus papás amen los libros para niños de Alain Serres y Bruno Heitz.

Mejor decir/escribir/traducir “familia”

Entonces: ¿por qué empeñarse en los libros infantiles o las revistas para mamás y papás en hablar solamente de “padres” o “papás”? Los ejemplos son del todo conocidos, pero por las dudas les recuerdo las revistas Ser Padres, Padres e hijos, donde, lo más paradójico (y ridículo) es que apenas abrimos estas páginas aparecen las imágenes de mamás, mientras que la de los mencionados papás brillan por su ausencia.

Imaginen el poder de la palabra papás que puede nombrar a toda la familia…

Es tiempo de cambiar ciertas palabras que se leen ya de manera incorrecta a la hora de hablar de su significado y más en estos tiempos históricos que nos tocan vivir. Usar el lenguaje inclusivo es posible. Intercambiar “papás” por “familia” es una de esas posibilidades.

“Conserve este boleto. Es su seguro de viajero”: lenguaje inclusivo o colonial

Un viajero no es una viajera, aunque la Real Academia Española se empeñe en rechazar el uso del lenguaje inclusivo y decir, decirnos que: “El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino»…

Y continúa aclarando, aclarándonos:

Que en el lenguaje inclusivo, «… es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones”, véase en https://www.rae.es/consultas/los-ciudadanos-y-las-ciudadanas-los-ninos-y-las-ninas.

¿De verdad que el uso de la -o para el masculino es condición de no marcado?

Sabemos que no es así. De hecho, esta explicación es inadecuada, poco convincente pero, sobre todo, cínica. El uso de la –o (masculina) al final de los sustantivos y adjetivos en español distingue a un sujeto hombre. Es hasta ridículo afirmar que se trata de un término “no marcado”. Si así fuera, no “sería incorrecto emplear el femenino para aludir a ambos sexos”, la RAE dixit.

¿Lenguaje inclusivo o lenguaje colonial?

Asimismo, para aseverar con toda seguridad la ridiculez de lo dicho por la honorífica y magnánima RAE, nos aclaran que “los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones”. Luego de estos párrafos, siento que la RAE nos toma por gente tonta o, lo que es peor, nos llena de impotencia ante su tremenda y arrogante autoridad. ¿La colonia sigue en pie? Por supuesto que sí.

Lenguaje inclusivo
El futuro queda hacia adelante, Mafalda dixit.

Estrategias lingüísticas para ser menos coloniales

De todas maneras, para quienes crean que decir “todos y todas” (ni hablarles del «todes», para ciertas personas es demasiado largo, incongruente y hasta estúpido), les propongo una mejor e inclusiva (a pesar de que les enloquezca este último término) estrategia lingüística. ¿Qué tal si subimos al autobús y el boleto dice: “Conserve este boleto. Es su seguro de viaje”?

Matar dos pájaros de un tiro

No es tan complicado adaptarse a los cambios positivos, beneficiosos y felices de este mundo. ¿O sí? ¡Ah! Y ni hablar de cómo estos movimientos colaboran para que salgamos de la ya desajustadísima colonia. Sin apelar a la violencia, porque justo estamos contra eso, sería como bien acierta el viejo refrán: «matar dos pájaros de un tiro».