Tv en streaming, felicidad con todas las letras

TV en streaming

Es muy, pero muy difícil que exista una persona no vea en este momento alguna serie de TV en streaming. ¿Por qué? Pues, porque es una felicidad irrevocable e infinita. Suena exagerado, pero si lo analizamos un poquito, veremos que es así.

Antes de la magia del streaming

Antes de la TV en streaming, quiero decir en tiempos anteriores a este, ver nuestra serie preferida estaba condicionado por muchos factores: que si el día, la hora, el canal, que si teníamos cable o no. Ese placer que sólo era para pocas personas tenía que ver, más que nada, con un fanatismo y también con el lugar en el mundo donde vivíamos. Es claro que las repeticiones de las series –si es que llegaban a nuestros países- tampoco tenían nada de novedoso.

¿Y qué pasaba cuando nos perdíamos un capítulo IMPOSIBLE de volver a ver?

Era la muerte de una parte de nuestro fanatismo. Yo, por ejemplo, seguí una telenovela argentina capítulo por capítulo -cual ritual sagrado sin culpas, aunque con secuelas para mi cabeza de por medio-. Un día de esos, zaz, que se cortó la luz en mi casa y no pude ver uno de las irreemplazables entregas de mi telenovela favorita. Nunca, nunca más pude reparar ese hueco en la cadena de mi placer como telespectadora. Por suerte, hoy, gracias a la tele en streaming, he superado parte de ese trauma adolescente.

TV en Streaming
Ver televisión…antes.

Es que hace décadas atrás las telenovelas –sí, esas con Verónica Castro, Andrea del Boca o Regina Duarte, por mencionar solamente algunas protagonistas de esta larga lista que impactó no sólo en todo América Latina y el Caribe, sino también en Europa y Asia- esas emisiones, decía, eran, en cierto modo, y aunque pongan caras y no estén del todo de acuerdo: como las series de TV de hoy.

La misma emoción de ver TV

Es verdad que esperar el episodio diario o semanal de nuestro programa preferido era todo un acontecimiento, pero, ¿podrían decir que la emoción no es la misma hoy? Nada más que nos bombardeen con el lanzamiento de la nueva temporada de esa serie que nos encanta y nos sentimos felices como lombrices.

Ver televisión en cualquier momento y lugar.

Obviamente que está un poco demás aclarar que toda esta televisión (¿o ya no se trata de TV?) puede disfrutarse en cualquier dispositivo móvil, a cualquier hora y en cualquier lugar del mundo. ¿Acaso no es la FELICIDAD televisiva y placentera con todas las letras?

Además, y una de las mejores cosas, es que TODA esta televisión se puede COMPARTIR dentro de nuestra propia casa, con la familia lejos, los amigos en otra parte del globo y las amigas que convencemos para que no se pierdan esa serie buenísima que acabamos de descubrir.

Sí, extraño los tiempos de antaño, pero, para mí, este tiempo de TV en streaming ES MEJOR.

#TexteandoTVSeries #Lavidaestexto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba