Compartir los mates de nuestra vida

Tomar mate

Tomar mate es una cuestión de placer. Y no importa la nacionalidad de quien disfruta de “unos verdes”.

Un ritual de excelencia

Tomar mate es una invitación esperada. Las ocasiones para iniciar este banquete son muchas – reuniones, estudio, soledad, charla, confesión-, podríamos asegurar, sin caer en una exageración, que son casi infinitas. Los mates nos ayudan a compartir lo que más nos gusta. La mejor parte es que estos mismos contornos y entornos cotidianos se construyen día a día. El mate es un ritual que necesita de su ceremonia textual: con una excelente ortografía y redacción.

La sintaxis precisa y cálida del cebado

Yerba –con o sin menta, hierba buena, cedrón, etc., amargo o con azúcar, con el agua caliente, tibia o fría, la bombilla y el venerado, mates, nuestros mates, los mates de mi vida. Ese tan rico al que le ponés «burro«, o aquel otro sin azúcar, que si no fuera por las charlas, me podría matar. Y, claro, el mate de mi abuela que siempre está en mis mañanas para saber que seguimos juntas, tan sólo porque tomamos lo mismo.

Una bebida cosmopolita

Hay gente que se compra un mate sólo por turismo, y un día, decide probarlo. Ese día es feliz. También, a veces estamos lejos y y necesitamos crear el momento matero que logra ese cachito de país que nos falta. Porque, en definitiva, en ciertos espacios del mundo – como Argentina, Uruguay, Paraguay o Brasil- el mate es un familiar más que abrazamos, besamos, queremos, acompañamos y nos llevamos a todas partes. Estamos en tiempos cosmopolitas.

Tomar mate y compartirlo siempre

Ahora –prácticamente- se puede construir ese instante matero en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, hay algo que todavía no existe: la teletransportación para poder tomar mates vía internet. Así es, ¿cuántas veces poder compartir unos mates cuando nos encontramos digitalmente no sería la felicidad absoluta? Paciencia: seguro que muy pronto, alguien nos hará el favor de inventar esta situación que terminará por completar nuestra vida diaria.

tomar mate
Si es con bizcochitos, mejor.

#Serdemuchaspartes #Lavidaestexto

2 comentarios

  1. Laura
    10/07/2019

    Es despertar y saber que estarás con migo, es buscarte en esos momentos de alegría, melancolía y tristeza .
    Y saber que nunca te abandonaría, porque por muchos años fuiste testigo de mi vida.
    El mate con amigos, solo y con un hermano a la distancia siempre es rico.

    Responder
    1. admin
      20/07/2019

      ¡Gracias, Laura por tu hermoso y tan atinado comentario! ¡Compartimos tus palabras! Abrazo enorme.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba