Uso del lenguaje inclusivo en libros infantiles

¿Se han fijado que en algunos libros infantiles «papás» significa toda la familia? ¿Costará tanto hacer uso del lenguaje inclusivo?

El uso del lenguaje inclusivo y la traducción en los libros infantiles

Como cada año, fui a la 41° Feria del Internacional Libro del Palacio de Minería (FILPM) a buscar libros para mis hijos. Me encontré con muchas lecturas recomendables como las del maravilloso Oliver Jeffers o los cuentos de la magistral Clarice Lispector. No obstante, también me topé con otros libros donde sus títulos me siguen poniendo en conflicto. Sí, es lo que se imaginan: la cuestión del uso del lenguaje inclusivo

uso del lenguaje inclusivo
Cómo atrapar una estrella de Oliver Jeffers.

Ses parents se traduce «papás»

Un caso es el libro Cómo hacer que tus papás amen los libros para niños (2012) de Alain Serres y Bruno Heitz. Su título original en francés es Comment apprendre à ses parents à aimer les livres pour enfants. Parece claro que la traducción al español se enfrentó una vez más con la ideología y la cuestión del mentado lenguaje inclusivo. Veamos.

Si se traduce ‘parents’ por ‘parientes’ o ‘familiares’, nos saldríamos de la premisa heteronormativa que, por supuesto, no sostiene al lenguaje inclusivo. Donc, ‘père et mère’, madre y padre, para que lo entendamos «bien» de una sola vez, se traduce a ‘padres’, que luego se reduce a ‘papás’. (Ni hablar de cómo traducen ‘ses’ que significa ‘sus’ en español por ‘tus’, elección de la traductora que confunde para quién o quiénes va dirigido este libro. Tampoco voy a señalar, porque ya es más que evidente, que ‘niños’ no implica niñas, etcétera).

Es momento de ir a las fuentes para dejar conforme a las mayorías y minorías (¡!). Así, las cosas.

Pariente, ta, según la Real Academia Española

El primer ejemplo que aparece en WordReference.com es “Il est difficile pour un enfant de grandir avec un seul parent”, donde esta entrada se traduce como “padre”. Deberíamos entonces irnos a la etimología de parents en francés (incluso en inglés) o parientes en español para poder saber qué significan realmente estas palabras.

Del lat. parens, -entis ‘padre’, ‘madre’, en lat. tardío ‘pariente’.

Para el f., u. m. la forma pariente en acep. 1; en aceps. 2 y 3, u. solo la forma pariente.

  1. adj. Dicho de una persona con respecto de otra: Que tiene relación de parentesco con ella. U. m. c. s.

Recién en la entrada 6., dice: 6. m. pl. desusado. padres (‖ padre y madre)

No sólo la RAE (que ya sabemos todos los dimes y diretes de la gran monarca de la lengua española) afirma que decir “padres” está en desuso, sino que, encima, acepta su versión en femenino: “parienta”.

uso del lenguaje inclusivo
Cómo hacer para que tus papás amen los libros para niños de Alain Serres y Bruno Heitz.

Mejor decir/escribir/traducir “familia”

Entonces: ¿por qué empeñarse en los libros infantiles o las revistas para mamás y papás en hablar solamente de “padres” o “papás”? Los ejemplos son del todo conocidos, pero por las dudas les recuerdo las revistas Ser Padres, Padres e hijos, donde, lo más paradójico (y ridículo) es que apenas abrimos estas páginas aparecen las imágenes de mamás, mientras que la de los mencionados papás brillan por su ausencia.

Imaginen el poder de la palabra papás que puede nombrar a toda la familia…

Es tiempo de cambiar ciertas palabras que se leen ya de manera incorrecta a la hora de hablar de su significado y más en estos tiempos históricos que nos tocan vivir. Usar el lenguaje inclusivo es posible. Intercambiar “papás” por “familia” es una de esas posibilidades.

5 razones para aprender una lengua extranjera en línea

He aquí 5 razones esenciales e indiscutibles para que te animes a aprender una lengua extranjera en línea.

1. Desde cualquier dispositivo

La primera razón para aprender una lengua extranjera en línea, más que obvia en estos tiempos que nos toca vivir, es por supuesto la facilidad para hacer casi cualquier cosa desde cualquier dispositivo electrónico. Tomar cursos es una de ellas. Y aprender una lengua extranjera en línea aún más. Los idiomas se dividen en muertos y vivos. Los primeros son aquellos que ya nadie habla. Lenguas muertas son, por ejemplo, el latín, el sánscrito y el mozárabe. ¡Pero existen cientos de lenguas que están vivitas y coleando! ¿Qué mejor que sentarse con nuestras manos derechas electrónicas y aprender una lengua nueva en línea?

Aprender una lengua extranjera en línea
Es posible aprender una lengua extranjera desde cualquiera de tus dispositivos preferidos.

2. Aprender tu lengua extranjera favorita desde cualquier lugar

Por supuesto que la primera razón para aprender una nueva lengua por Internet está unida a esta segunda. Cualquier dispositivo es igual a cualquier lugar. ¿Acaso no es increíble? ¿Se acuerdan cómo era no poder ir a las clases de inglés, español, alemán porque se tornaba un lío tener que trasladarse? Bueno, eso no pasa más. En un espacio que te queda en el trabajo, una hora durante tu semana a la tarde con tu café o durante el fin de semana en la casa, y tienes la oportunidad de aprender la lengua extranjera que más te guste en línea.

aprender una lengua extranjera en línea

3. Aprender a cualquier hora ese idioma extranjero que quieres hacer tuyo

Y sí, adivinaron. Esta tercera razón viene pegada a la primera y a la segunda. Así de lógico suena aprender ese idioma que siempre quisieron hablar, pero no pudieron en aquel momento y en aquel lugar. Resulta que se les ocurre estudiar español como lengua extranjera, pero es imposible porque no pueden comprometerse esos dos días de la semana al curso para ir a la escuela o a una institución. O por cuestiones de ocio o trabajo necesitan aprender un idioma nuevo en menos de una semana. ¡Buenas noticias! ¡Es posible si toman sus cursos por Internet! Esos minutos pueden dividirlos según los tiempos de su vida. Genial, ¿verdad? 

4. Compartir contenido inmediato, mientras aprendemos una lengua extranjera

Aquí viene una de las razones que comparto gracias a mi experiencia de más de 15 años en dar clases de español en línea a gente de muchas partes del mundo. ¿Vieron cuando quieren compartir un enlace interesante y, claro, no les viene a la mente la dirección electrónica? Todo eso se resuelve con los útiles escolares con los que contamos en esta época: la computadora, teléfono o tableta en la mano, y diciendo: “dame menos de un minuto que busco la información en Google”. Así de simple es compartir mientras aprendemos un idioma extranjero en línea.

5. Nos acerca: compartimos la cotidianidad de la vida en nuestra lengua y en la lengua extranjera que estamos aprendiendo

Dejé la mejor de estas cinco razones para el final. Es alucinante, único, compartir como profesora mi cultura, mi espacio, mi lengua materna con personas que se encuentran, o bien en otro sitio en la misma ciudad, o a miles y miles de kilómetros de distancia.

Pierre A., desde Gaspésie

Tengo un estudiante de español que vive en Gaspésie, en la provincia canadiense de Quebec. Hace dos años que compartimos nuestra vida. Y es maravilloso. Porque aunque digan y digan con razones suficientes que la tecnología nos aleja, nos incomunica, también es válido aclarar justamente lo contrario. Con Pierre André hemos creado una amistad que se renueva cada lunes a las 19:00, hora de México, 20:00, hora de Gaspésie. Nos contamos cosas de la vida. Comentamos desde las actividades de nuestros perros hasta recetas de cocina. Le dije que tenía que conocer el sabor de las milanesas argentinas. Ahí, en plena conversación, le expliqué qué era el pan rallado o molido y, Pierre, días más tarde, me mandó un enlace enseñándome que en francés ese tipo de preparación del pan se llamaba chapelure. Ni hablar cuando nos ponemos a charlar sobre la météo gaspesiense en inverno… ¡Me encanta! Aunque a Pierre no le guste nada de nada.

aprender una lengua extranjera en línea
Foto enviada por Pierre con su perro, protagonizando el imponente paisaje de Gaspésie.

Annie T., desde Montréal

Y tengo una estudiante / amiga, aún más antigua: con Annie tenemos clases ya hace más de 3 años…Imagínense, todo lo que compartimos. Como bien dice ella: «yo ya soy parte de tu vida». ¡Y claro que lo es! Hablamos sobre la la apertura de la Montreal, la maternidad, nuestros trabajos, parejas, viajes, la vida y, por supuesto, el español. Para no perder la costumbre, nos citamos siempre «el mismo día, a la misma hora, por el mismo canal y con las mismas inteligentes y bellas protagonistas». Somos un verdadero espectáculo donde la pasamos bien, a la vez que aprendemos un montón.

Gabrielle D., desde Delson

Desde hace quizás un poco más de un año, Gabrielle toma cursos de español desde la oficina de su trabajo en Delson. Nos hicimos amigas casi desde el primer momento que nos vimos. Ella me contó que a partir de una loca historia de amor se puso a estudiar clases de español…¡Afortunadamente, no hay mal que por bien no venga! Ahora, nos intercambiamos desde memes a fotos, información de cantantes que nos gustan, sin dejar de recomendarnos series y películas y, más vale, la cantidad de nieve que cae donde ella vive.

¡Gracias! ¡Merci!

Les aseguro que enseñar mi lengua en línea es una de las actividades más satisfactorias de mi día. ¿Cómo no valorar lo increíble de poder tener una conversación en tiempo real con una persona que de ninguna otra manera hubiésemos podido conocer? Yo estoy segura que todos estos encuentros son para toda la vida.

Estudien una lengua extranjera en línea y harán de su experiencia de aprendizaje algo tan enorme como el mundo.

Traducciones en medio de «nostra vita»

Como hay quienes piensan (yo soy una de esas personas) que los sinónimos no existen, es decir, que por ejemplo la palabra “texto” tiene como resultados sinonímicos «escrito», «descripción», «relato», «pasaje», y que sabemos, porque nos dedicamos a esto, que no significa lo mismo, entonces, las traducciones de una lengua a otra son ilusiones imposibles de aceptar.

A qué viene lo de «Traductor, traidor»

Las traducciones siempre han sido famosas, pero también un blanco de crítica. De hecho, durante el maravilloso Renacimiento italiano acuñaron (como una moneda de mucho valor) el terrible y determinante refrán: “Traduttore, traditore”.

Cientos de explicaciones sobre esta frase aclaran una y mil veces que no hay que tomársela literalmente a pecho. Pues, no. La gente que traduce no traiciona nada, a no ser que tenga la intención de hacerlo. Decían en Italia que en Francia, traicionaban la increíble belleza de una de las obras maestras de la humanidad, La divina comedia del enorme Dante Alighieri.

A ver, dispongámonos a una simple prueba sobre sus primeros versos:

/Nel mezzo del cammin di nostra vita/ o /En el medio del camino de nuestra vida/

¿Significa lo mismo? Sí y no.

Primero, porque es imposible que signifique lo mismo, ya que es otra lengua, llevando otra cultura, sentido común, idiosincrasia, etc., etc., y la segunda razón, aún más relevante, es que nuestra recepción como lectores o lectoras es diferente, no sólo porque somos personas distintas con ideas, sentimientos y empatías distintas, sino también por las etapas de nostra vita en las que nos enfrentamos, disfrutamos, amamos u odiamos un texto.

traducciones

Sandro Botticelli: Infierno (1480-95).

Cada quien imagina su propia Divina Comedia y eso es genial

Cuando leí La Divina Comedia – en español-, tenía 26 años. Lo que pude comprender en ese momento no será igual, en caso de que vuelva a mi adorado Dante y su historia, que prescribió el imaginario del Infierno, el Purgatorio y el Paraíso católicos (y occidental). Y sí, seguramente jamás significará lo mismo para mí.

Ahora bien, las magníficas imágenes que todavía vienen a mi mente después de leer ese libro son únicas y, como dicen en algunas partes de Latinoamérica, «mías de mí».

Es lo mismo con las traducciones de películas o series de tv

Por eso, que la gente que traduzca sea traidora –con buena actitud- quizás es una de las mejores cosas que nos puede pasar nel mezzo del cammin de nuestra trayectoria lectora y, por supuesto, de nuestra vida. En el inicio dije que no creía en la “objetividad” de los sinónimos, pero eso no significa que no me encanten.

De la misma manera me pasa con las traducciones. Como otro viejo dicho: «Mentíme que me gusta» , diríamos: «Traducíme que me encanta».

#Traductolia #Lavidaestexto #ServiciosEditoriales